Tu conciencia del aquí y ahora

Tu conciencia del momento presente

Cambio consciente

Tu conciencia del aquí y ahoraCuando tus propias exigencias o ansias de lograr objetivos se vuelven un obstáculo, a la hora de disfrutar el aquí ahora es necesario poder parar la carrera vertiginosa y volver a la confianza.

En esos momentos en los que estás en tensión, es preciso parar y volver a amarte, soltar las expectativas y volver a fluir.

Para no llegar a ese estado de tensión es fundamental mantener despierta tu atención, esta es la cualidad de la vida que te permite ser consciente de cómo estás experimentando el momento presente.

Dejar “encendida” la cualidad de la atención te permite ser cada vez más consciente, y esta conciencia te permite darte cuenta por ejemplo de qué cosas te benefician, cuáles están alineadas con tu felicidad interior.

Algunas ayudas:

  • Prestar atención a tu cuerpo ¿está relajado o en tensión?
  • ¿Qué postura tienes? ¿Estás encorvado-a o con el pecho abierto?
  • Tu respiración ¿es profunda, pausada y relajada o corta y agitada?
  • ¿Qué actitud tienes? ¿Es de confianza, alegría y juego o de reacción, desconfianza y defensa?

Estas pautas te ayudan a reconocer cómo estás experimentando el momento presente.

Hacerte el Amor

Cada vez que reconoces un estado de semi conciencia que te genera tensión, frustración o agotamiento y cambias a un estado de mayor conciencia, confianza y satisfacción, es como si volvieras a hacer las paces contigo mismo-a. A ese cambio de un estado al otro lo llamo hacernos el Amor. Es como si en ese preciso instante todas las células de tu cuerpo pasaran del stress a reírse a carcajadas celebrando que estás vivo-a.

Así es como la atención te ayuda mantenerte en un estado de conciencia que promueve tu bienestar y desarrollo personal.

¿De qué manera lo haces?

Cuando tu atención te muestra que no estás experimentando el instante presente como te gustaría, te vuelves consciente de ello y generas un cambio consciente alineado con lo que deseas:

  • Cambias tu respiración agitada por una más relajada y profunda,
  • Enderezas y relajas tu cuerpo,
  • Recuerdas que la vida no es un examen sino una escuela para aprender a amarte de manera incondicional, ¡pase lo que pase!

De esta forma generas una experiencia más consciente y satisfactoria usando tres cualidades de la vida en el aquí ahora: la atención, la conciencia y el cambio.

Pruébalo! ;)

Share on Facebook

Deja un comentario